Monday, March 2, 2009

Los científicos buscan la fuente misteriosa de rayos de alta energía

The Huntsville Times - 3 de mayo de 1995 - por Cliff Edwards The Associates Press

Chicago.- Es una historia clásica de detectives, pero con proporciones cósmicas.

Algo, o alguien está ahí fuera, lanzando increíbles partículas energéticas por todo el Universo.

Científicos e ingenieros se han reunido en Chicago esta semana para desarrollar un plan que les permita detectar la fuente de donde proceden estos «rayos cósmicos de energía ultraelevada».

«Esto es algo totalmente inexplicable -dijo el premio Nobel James Cronin, físico de la Universidad de Chicago-. Hemos aprendido mucho sobre el cielo y sobre el cosmos, pero esto es un rompecabezas...»

Las partículas que alcanzan a la Tierra tienen cien millones de veces la energía producida por el acelerador de partículas más potente del mundo, situado en el Fermilab, en el suburbio de Batavia, en Chicago.

Los científicos no conocen ninguna fuente, ni las supernovas, ni los agujeros negros, capaces de producir tales energías. Creen que procede de fuera de la galaxia.

Verificación adicional de las predicciones de Kyron 1994
(no se muestra el artículo completo)

Lee Carroll

Read more...

Sunday, March 1, 2009

Quién y el gran viento

Estos son los aspectos relativos a la acción. Pero esta noche tenemos una cosa más que ofrecerles, algo que tiene que ver con estar en el lugar correcto y el momento adecuado. Pues muchos de ustedes han tenido la sensación de que estar en el lugar correcto y en el momento adecuado significa escapar por completo de todas las cosas que puedan suceder a su alrededor y que les parezcan negativas. Les decimos ahora, queridos míos, que están mal informados. Oh, pero en todo esto interviene mucho amor. Escuchen.

Hemos hablado antes de la entidad individual a la que llamamos Quién. Ahora bien, Quién es un nombre que damos a ese humano que camina sobre el planeta. Quién no tiene la intención de representar a un hombre o a una mujer, pues cuando no están ustedes aquí no son ni lo uno ni lo otro. Pero para el propósito de esta historia y para facilitar la traducción de mi socio, Quién será un hombre. Y el título de esta historia y de este viaje es «Quién y el gran viento».

Quién era un individuo iluminado. Vivía en una isla muy pequeña, junto con otras gentes. Llevaba una buena vida, pues estaba realmente en el camino. Podríamos llamar a Quién un guerrero de la luz, pues de hecho meditaba y seguía al Espíritu. Tenía hijos exquisitos a los que enseñaba la esencia del Espíritu a través de su amor. Quién era muy querido por sus vecinos, pues todos reconocían que se trataba de un buen hombre. Así pues, nos lo encontramos viviendo en la isla, donde Quién decía diariamente: «Oh, Espíritu, te amo. Deseo tanto cumplir con mi contrato, estar en el lugar correcto y en el momento adecuado. Eso es lo que deseo».

A medida que Quién progresó en su vida, año tras año, bajaba diariamente a la playa, y con el sonido del oleaje en sus oídos, se acercaba todo lo que podía al agua y allí se sentaba. Entonces decía: «Oh, Espíritu, sitúame justo allí donde pertenezco. No me importa que eso me aleje de aquí. Deseo estar en mi lugar dulce». Como pueden ver, Quién hacía todo esto correctamente y era muy honrado por ello. Quién también decía: «Y en esta Nueva Era, oh, querido Espíritu, hay algo que realmente me gustaría recibir como don. Sé que hay algunos que nunca lo consiguen, pero si es apropiado, permíteme que vea a mis guías. Aunque sólo sea una vez». Ahora conocen, pues, el funcionamiento interno de la vida de Quién y de su mente. Ese era Quién.

A la isla se acercó una tormenta de una gran ferocidad. Quién se asustó, pues parecía como si aquella tormenta fuera a pasar justo sobre su casa. En cientos de años nunca se había producido una tormenta como esta, pues era realmente grande. A medida que se aproximaba, fueron muchos los que abandonaron la isla. Pero Quién se quedó en ella, sabiendo muy bien que estaría en el lugar correcto y en el momento adecuado, tal y como había co-creado él mismo. Quién esperaba que el viento cambiara milagrosamente de curso en cualquier momento. Pero no fue así.

En lugar de eso, no hizo sino empeorar y empeorar. Todos se encerraron en sus casas, y se les dijo: «No salgan al exterior. Sufrirán daño si lo hacen».

Así pues, la gente se quedó en sus casas y observaron los vientos que llegaban y las aguas que se elevaban. Vieron cómo empezaban a desintegrarse fragmentos de sus casas, y experimentaron mucho temor. Pero Quién guardó silencio. Ya no hablaba más con el Espíritu, porque se sentía enojado con él. De hecho estaba loco, pues tenía la sensación de haber sido traicionado. «He pedido una cosa durante muchos años, y ¿cómo es que cuando llega el momento no la obtengo?», dijo Quién. Y los vientos se hicieron más fuertes, y recorrieron la calle llevándose por delante a las personas. Y entonces anunciaron: «En sus casas ya no están seguros. Suban a estos camiones mientras puedan. Les vamos a evacuar a la escuela, que es un edificio sólido. Allí encontrarán abrigo seguro».

Los grandes camiones recorrieron las calles para recoger a todas las personas de la isla y llevarlas a las diversas escuelas e iglesias. Quién terminó por hallarse en una de las escuelas más grandes, que se encontraba cerca de su casa. Acudió allí junto con muchos de sus vecinos, y todos se miraban entre sí. Observó los rostros que aparecían pálidos y temerosos, pero en los ojos de Quién sólo había cólera contra Dios. Mientras se acurrucaban en el sótano, donde creían estar más a salvo, la energía eléctrica también falló allí, y se quedaron a oscuras. Se sacaron las velas, pero entonces empezó a entrar el agua, y los vientos empezaron a desgarrar la fibra misma del edificio de la escuela. Empezaron a escuchar los gemidos del cemento y de la madera que se resquebrajaban. Se abrazaron los unos a los otros, en la oscuridad, aterrorizados, sin producir ningún sonido.

Entonces, Quién llegó a una conclusión insólita. Se dio cuenta de que no tenía miedo. Se sentía muy encolerizado, pero no tenía miedo. Miró a su alrededor y vio a los que se abrazaban en los pasillos, con el agua hasta los tobillos, helados, sin ningún calor y luz. También observó su terror.

Pues fueron muchos los que aquella noche sintieron que todo el grupo iba a morir. ¿Cómo podía ser de otro modo, si se les había dicho que el ojo del huracán todavía no estaba sobre ellos y que debían esperar algo todavía peor. Si la escuela se desintegraba, seguramente se encontrarían a merced de aquellos elementos, del viento y de la lluvia.

Quién se levantó del lugar donde había estado sentado, sumido de ira. Abrazó a su familia y dijo: «Aquí hay trabajo que hacer. Estaréis a salvo». Miró a sus hijos a los ojos y les dijo: «Mirad, no hay ningún temor en mis ojos, pues se me ha prometido que estaremos a salvo». Luego, Quién se alejó y empezó a ir de un vecino a otro, de un grupo a otro. Les habló de su amor por el Espíritu y les dijo que el Espíritu nunca le había fallado. Les aseguró que estarían a salvo, y les impartió el amor que sólo puede proceder de un ser humano iluminado. Al alejarse de cada grupo, se daba cuenta de que el terror también les abandonaba y que ahora se sentían llenos de esperanza como si se hubiera disipado una nube oscura. Algunos de los grupos empezaron a entonar canciones, de modo que en lugar del más puro terror y del silencio de antes, eso se vio sustituido por el sonido de los cánticos. Algunos de los grupos empezaron a reír mientras contaban historias humorísticas que les habían sucedido en sus vidas, con lo que el temor disminuyó aún más. El terror desapareció.

Quién, mientras iba de un grupo a otro, realizó su trabajo durante toda aquella noche. Y como por una especie de milagro, el ojo de la tormenta nunca llegó hasta ellos. En lugar de eso, la tormenta invirtió su curso y siguió su camino, disminuyendo lentamente de intensidad, en lugar de intensificarse. Así que, aproximadamente cuando Quién terminó de realizar su trabajo, la tormenta ya se había abatido lo suficiente como para que se les diera la noticia de que ya podían regresar a sus casas en los mismos camiones que les habían traído a la escuela. El sol empezaba a salir, y Quién se dio cuenta entonces de que habían permanecido allí toda la noche. Al salir al exterior, comprobaron que los vientos casi habían desaparecido por completo. ¡Qué rápidamente se había retirado la tormenta! Los pájaros volvían a cantar y el sol salía de nuevo, y las gentes regresaron a sus casas. Oh, y algunos de ellos tuvieron mucha pena, pues sus casas habían quedado destruidas. Y, oh, sí, Quién se encontró entre aquellos de sus vecinos que comprobaron que el techo de su casa había desaparecido y que el agua había entrado y les había estropeado muchas cosas.

Durante las semanas que siguieron se inició la reconstrucción, que se llevó a cabo con suavidad.

Lentamente empezó a difundirse una historia por la isla. Como pueden comprender, hubo noticiarios y se contaron historias de lo que había ocurrido aquella noche en la escuela. La gente decía: «Allí estaba ese hombre y sus asociados, que acudieron a nuestro lado en los peores momentos, en plena oscuridad. Nos aseguraron que estaríamos a salvo, y nos ofrecieron esperanza. Brillaban en la oscuridad, llenos de amor, con una actitud pacífica. Trajeron esperanza a nuestra conciencia aterrorizada, y también trajeron consigo el buen humor. Nos ofrecieron canciones y eso nos cambió aquella noche, pues a partir de ese momento ya no tuvimos miedo.

Nuestros hijos fueron los primeros en responder, pues vimos en sus ojos que ya no se sentían aterrorizados, y entonces también nosotros nos relajamos. Ese hombre se llamaba Quién». De eso informó un grupo tras otro, y a Quién, que se sentía azorado, se le pidió que acudiera a una ceremonia en la que se le honraría. Así, de mala gana,
Quién acudió a la ceremonia y escuchó el testimonio de los vecinos acerca de cómo él y sus asociados habían ayudado a todos aquella noche.

Después de la ceremonia. Quién se dirigió a la playa, donde se sentó cerca del agua.
Entonces se dio cuenta de lo que significaba «estar en el lugar correcto y en el momento adecuado». Se dio cuenta de que todas sus oraciones y su capacidad co-creativa como ser humano en la Nueva Era había dado sus frutos en aquellos momentos. Como pueden comprender, Quién había rezado para encontrarse en el lugar correcto y en el momento adecuado, y eso fue exactamente lo que sucedió. Se dio cuenta de que todas sus oraciones habían sido contestadas por completo.

Entonces, Quién se echó a llorar, pues comprendió que una co-creación completa significaba que aquella noche los demás también habían visto a sus guías. Cada grupo de vecinos había visto a tres: Quién y sus «dos asociados». Quién sabía muy bien que se había sumido en la oscuridad él solo para ayudar aquella noche a sus vecinos, o eso es lo que creía.

Aunque Quién no fue conciente de ello, sus guías habían sido vistos con claridad aquella noche.

Sus vecinos los habían descrito, y así, a través de las voces de aquellos a los que ayudó, Quién vio a sus propios guías. Oh, es cierto que perdió su casa, y es cierto que algunas maderas quedaron destruidas, pero el contrato que había acordado cumplir antes de llegar aquí quedó cumplido, y todo lo demás palidecía en comparación con esto. Todas las oraciones co-creativas se habían centrado alrededor de hallarse en el lugar correcto y en el momento adecuado. Quién se dio cuenta de que el Espíritu le había honrado con un milagro completo y pleno de co-creación. Eso cambió su vida, pues descubrió entonces su verdadera pasión, la de ser capaz de aportar paz a las vidas de los demás.

Y a partir de ese momento. Quién supo lo que significaba co-crear y rezar para el cumplimiento de su contrato. Sabía que eso no significaba que se le evitarían todas las pruebas por las que tenía que pasar. No significaba que no estaría presente cuando la tierra se conmocionara. Significaba que estaría en su lugar dulce y que experimentaría una paz completa cuando esas cosas sucedieran. Y que estaría disponible, en ese preciso momento, para ayudar a otros seres humanos.

Así, al regresar ahora a este grupo de humanos sentados delante del Espíritu (y los ojos que leen esta página), les decimos que les amamos muy tiernamente, y que han trabajado ustedes en este ámbito de co-crear su contrato. Pues cuando las cosas parece que son oscuras, eso no es más que una percepción de la oscuridad. En lugar de cólera deberían buscar la visión general y ver el amor que ha habido en el acontecimiento. Cuando algunas cosas aparentemente negativas parezcan estar sucediendo en su vida, mírelas en términos de la visión general, pues es posible que sólo se trate de cosas temporales para dirigirle hacia el lugar correcto en el momento adecuado, cosas que usted mismo contribuyó a establecer en su contrato. Oh, esa es la razón por la que lo llamamos «trabajo», queridos míos. Pues a veces no resulta nada fácil, y puede parecer que lo que se pide de ustedes es demasiado difícil. Descubrirán precisamente lo opuesto, como descubrió Quién. Pues no hay lugar más dulce que el que constituye su pasión y su contrato.

Así, finalmente, les decimos que esta noche, en esta energía, el Espíritu ha hecho mucho. Se han contado historias y se ha presentado información, pero de lo que se trataba era de la energía transmitida a su corazón y a su mente. Cada uno de ustedes es muy tiernamente querido, y lo conocemos por su nombre. Pueden marcharse de este lugar sabiendo que han estado sentados delante del Espíritu, sabiendo que esta noche aquello que consideran como Dios forma parte de sí mismos. Sabiendo que si tuvieran que calificar lo que verdaderamente ha ocurrido esta noche, dirían: «Esta noche he visitado una parte del hogar». Esa es la sensación que tiene cada uno de ustedes cuando penetran en esta energía.

Queridos míos, cuando nos veamos finalmente, y les veré, a ustedes y a su Merkabah, les honraré con nuevos colores. Recordarán esta noche cuando les diga que ya nos hemos visto antes, algo difícil de creer mientras caminan por este planeta sumidos en la biología, pero no por ello menos cierto. Muchos de ustedes descubrirán sus verdades con resultados, a medida que avanzan sus vidas. Tienen permiso y capacitación para decir no al mal que les rodea. Eso es algo que no tiene que formar parte de sus vidas. ¡Abandonen este lugar sintiéndose capacitados! ¡Abandonen este lugar sintiéndose alegres! Sepan que el espíritu les dice que se encuentran en una Nueva Era y que las cosas están mejorando, no empeorando. Espérenlo así. Vívanlo así.
Procuren co-crearlo así. Y el planeta vibrará como nunca lo ha hecho con anterioridad. Oh, cuánto les amamos por eso.

Y así sea.

Lee Carroll

Read more...

Saturday, February 28, 2009

Responsabilidad

Y ahora les hablaremos del tema de la responsabilidad que tienen como seres humanos cuando toman el implante. Hemos deseado hablarles de estas cosas en muchas ocasiones, pero es ahora cuando la vibración es la correcta para hacerlo así. Mi socio les ha explicado el implante en estas canalizaciones y escritos, y es así. Todas las cosas que se han mencionado son así. Pero tienen que darse cuenta de esto; les decimos una vez más que el implante es su «caja de herramientas». Aquellos de ustedes que han elegido tomar los dones del Espíritu, han tomado el implante. Aquellos que han dicho: «No sé lo que va a suceder a partir de ahora, pero aquello que sea para mí, Dios, lo acepto», han tomado el implante. Pues ustedes mismos han solicitado el don, y está delante de ustedes.

Ahora, tienen que utilizarlo.

Permítanme ofrecerles unos ejemplos de cuáles deberían ser sus acciones. Aceptar el implante y quedarse a la espera de que el Espíritu haga algo, no es apropiado, pues así nada sucederá en su vida. Se quedará sentado con sus herramientas en la caja, y esta permanecerá cerrada. ¡Es el momento de abrirla! Utilicen las herramientas y hagan las siguientes cosas.

1. Primero, mencionamos de nuevo su biología. Hemos hablado del estatus de la ascensión y del hecho de que su biología debe elevarse para ponerse a la altura de su conciencia. Como pueden comprender, esto no es algo que se pueda producir de modo automático. Así pues, la primera acción a emprender es empezar a incorporar su biología y ponerla a la altura de su mente. Todos tienen sus sentidos localizados en la cabeza. Ahí es donde ven y oyen. Ahí es donde se comunican, huelen y degustan. Ahí es donde se centra toda la comodidad y el placer. Así pues, queridos míos, su espiritualidad parece estar también ahí. Y a pesar de que hablamos muchas veces del corazón, es su cabeza y su cerebro lo que siente esa conciencia que llaman iluminación.

Muchos de ustedes contemplan sus cuerpos y su biología, y miran las partes y dicen cosas como: «Me duele la mano; desearía sentirme mejor. Mi pierna hace esto o aquello». Hemos hecho pasar a mi socio por esto y él les habla ahora a través de las traducciones de Kryon con conocimiento de causa. Pues ha llegado el momento de que incorporen su biología a su iluminación. Al hablar de su cuerpo, hablen de él como «nosotros». Pues la biología del dedo gordo del pie y las células que contiene deben saber sus decisiones concientes e iluminadas.

En esta Nueva Era también les hablamos una vez más de las cosas que ingieren, o del trabajo de energía que realizan, pues deben saludar estas cosas antes de que entren en su biología. Lo que eso significa, queridos míos, es que deben tener ceremonia relativa a estas cosas, aunque sea breve. Quizá esto les parezca extraño, pero es la verdad. Pues las cosas que ponen en su nivel celular y en la «nostroridad» de su biología, tienen que ser saludadas. Tienen que dar permiso a su biología para que funcionen. Pues si solicitan curación y utilizan para eso sustancias y energía, las sustancias y la energía, por sí solas, no tienen ni idea de hacia dónde van y qué se supone que deben hacer. En cambio, si las saludan con antelación, les están hablando. Se producirá un matrimonio, un estrechamiento de manos y un acuerdo previo cerrado en el amor. Oh, estas cosas les parecen muy extrañas a algunos de ustedes, pero sucede que la verdad tiene una forma de asentarse más tarde, cuando se observa que los resultados son exactos. Así pues, el primer paso consiste en casar su biología con su espíritu, y en considerar su biología como parte de su mente. Consideren todas las partes como una, pues esa es la única forma de que las vibraciones puedan incrementarse para ponerse a la altura de las herramientas del implante.

2. El siguiente paso, que quizá sea uno de los más importantes, es lo que ustedes podrían denominar la psique, pero es lo que nosotros llamamos «actitud de paz».

Permítanme explicarme. Muchos de ustedes han dicho: «He tomado el implante, y le he oído hablar de la paz que puede aportar, y de los cambios que puede producir en mi vida. Hay cosas a mi alrededor que me causan incomodidad. Son cosas que me rodean y que me perturban y molestan, y causan una reacción. Pero yo no soy pacífico». Y les decimos que eso es lo que tienen que cambiar: la paz es un acontecimiento que surge de modo natural con el implante, y esa paz es lo que su biología va a interpretar en último término como salud. Ahora bien, ¿cómo aspirar a esa paz? Les decimos que la clave para encontrar la paz es el recuerdo que guardan de la infancia. Oh, queridos míos, hay muchas cosas que decir sobre esto.

Cuando era un niño, quizá recuerde el hecho de que tenía muy pocas preocupaciones.

Las cosas que consideraba cuando era un niño sólo se referían a una base de lo cotidiano. Se trataba de cosas que iban a suceder en la hora siguiente, y de cosas que cabía esperar. ¿Recuerda la comodidad de saber que no existía problema demasiado grande que su madre no pudiera resolver? Pues la madre podía hacer cualquier cosa; ella se ocupaba de todo. Nunca se planteaba una pregunta acerca de dónde dormiría o qué comería, pues en este continente fueron muchos de ustedes los que crecieron en esta clase de ambiente pacífico. Y así les decimos que es la conciencia y la actitud del niño lo que constituye la clave para encontrar la paz. Es el descubrimiento del niño interior que hay dentro de cada uno de ustedes lo que constituye la clave para encontrar su paz real.

Quizá digan: «Esto es una buena información, pero ¿cómo lo obtengo?». ¡Les estamos diciendo que son ustedes mismos quienes lo co-crean! Si quieren estar en contacto con este niño interior, pueden hacerlo en un instante, pero para aquellos que todavía no saben cómo hacerlo, les decimos que hay facilitadores que caminan por este planeta, y que han llegado precisamente para ese propósito. Pues están aquí en el amor, para mostrarles el camino que conduce al niño que llevan dentro, para ayudarles a sortear cóleras, temores y frustraciones, y llegar hasta el fondo. Así, apoyamos a aquellos que se hayan entregado a este propósito en este planeta y en este tiempo.

¿Se han dado cuenta de que no existen casualidades en cuanto al por qué hay tantos que facilitan esto ahora? Están aquí como la «primera oleada», según lo ha llamado mi socio, para facilitar a la humanidad. El niño que llevan dentro, búsquenlo y observen qué sucede con la paz en su vida.

Pues la verdadera paz es un estado en el que aquellas cosas que le molestaban y le preocupaban en el pasado, ya no le molestan ahora. Los individuos que tenían karma con usted, que eran capaces de «apretar un botón» y causar una reacción, se darán cuenta de que ese botón se ha desactivado por completo. Del mismo modo que en la parábola del pozo de alquitrán, que les ha sido canalizada con anterioridad (Libro II de Kryon), observarán que quienes les rodean empiezan a cambiar gracias al nivel de paz que han alcanzado usted ahora. Pues cuando se desactiva el karma respecto de aquellos que le rodean, simplemente dejarán de tratar de reactivarlo. Muchos de ellos desaparecerán de su vida, y entonces se preguntará:

«¿Cómo es posible eso?». Les decimos una vez más que eso es posible gracias al cambio que se ha producido en uno y que afecta a tantos. Así pues, si hubiera una aproximación evangélica a esta Nueva Era, sería la de cambiarse a sí mismo, la de co-crear por si mismo, la de permitir que quienes le rodean le observaran y cambiaran en concordancia.

3. El siguiente atributo de acción es la co-creación. Y les decimos que ese es su deber. Es el deber de su contrato consigo mismo el empezar a co-crear lo que necesita en su vida. Muchos de ustedes dirían: «¿Qué es esto? No tengo ni la menor idea de lo que se supone que debo hacer».

Les decimos que lo que se supone que deben hacer es aquello que acepten hacer. ¡Es su pasión!

Es su contrato. Es su intuición. Usted ya lo sabe, pero se dice: «No soy conciente de ello». Y nosotros le decimos, muy bien, tiene el poder de co-crear, de modo que haga lo siguiente. Verbalice cada día: «En el nombre del Espíritu, yo co-creo la habilidad para cumplir mi contrato, sea el que fuere. Yo co-creo en el nombre del Espíritu para encontrar el lugar dulce que es ese lugar de este planeta en el que estoy de acuerdo en hallarme». Ese es el mejor principio.

Y ahora, queridos míos, les hemos dicho en el pasado que la forma en que funcionan las cosas en la Nueva Era es diferente a como solía ser. Muchos de ustedes están acostumbrados a planificar para el futuro. Muchos dicen: «Sé que recorro este camino, pero sé que en alguna parte me encontraré con una bifurcación. Y cuando me la encuentre, deseo saber cuál es el ramal que debo seguir». En este mismo día, algunos de ustedes verán acercarse esa bifurcación, y en lugar de acercarse hasta ella y leer las señales que el Espíritu les ha dado, se detienen. Se sientan y dicen:

«No voy a continuar a menos que sepa lo que dice el cartel, de modo que pueda planificar para eso». Aquí es donde entra en juego la fe, ¿verdad? Les decimos que tienen que levantarse y caminar hasta la bifurcación con una paz total, co-creando a lo largo de todo el camino, para que sepan, cuando lleguen allí, qué es lo que indican las señales. Entonces, las señales le dirán:

«¡Sabemos quién es usted! Gire aquí hacia la derecha», y el camino adecuado brillará literalmente ante usted, de modo que no podrá perderse. ¡Es la co-creación la que da energía a las señales del camino! ¡Utilice ese don!

4. El siguiente atributo es que le invitamos a descubrir para un nuevo conocimiento.

Ahora bien, es posible que el nuevo conocimiento no llegue hasta usted en forma de una canalización o de un libro; puede surgir literalmente a partir de su propia mente. Para aquellos de ustedes que se dedican a facilitar la curación de los humanos, les decimos: «Están preparados y listos para este nuevo conocimiento en sus nuevos métodos de curación». Pero quizá ustedes digan: «Muy bien, ¿cuáles son?». A lo que nosotros replicamos: «Lo sabrán cuando los obtengan».

Queridos míos, al margen de cuál sea su especialidad, les decimos que hay nuevos métodos que van a ofrecerles resultados muy intensificados. Pruébenlos. Por extraños que puedan parecerles, pruébenlos. Pues descubrirán que incluso algunos de los más grandes maestros que han enseñado durante cientos de años no disponían de este conocimiento. Cuando reciban estos métodos y tengan pruebas de sus resultados, les invitamos a decírselo así a los demás, y a no conservar esa información para sí mismos. No es algo destinado sólo para usted. Es posible que haya llegado aquí en este período de vida con el único propósito de obtener este nuevo conocimiento en un ámbito específico y publicarlo para su difusión para toda la humanidad. Nunca se sabe.

Así pues, les pedimos e invitamos a aspirar en la obtención del nuevo conocimiento.

¿Cómo pueden hacer eso? Es muy sencillo. «Yo co-creo en nombre del Espíritu para obtener el nuevo conocimiento, para que pueda alcanzarlo en el más puro amor, y utilizarlo para la humanidad». De ese modo, ha vuelto usted a co-crear.

Lee Carroll

Read more...

Friday, February 27, 2009

Ascensión

Esta noche deseamos hablar de algo de lo que no hemos hablado mucho en el pasado. Esta información se ofrece con amor para usted, pues se trata de algo acerca de lo que han oído hablar, que se está agitando y que está siendo publicado. Hay incluso especialistas sobre este tema.

Hablamos ahora sobre la ascensión.

Para que comprendan plenamente lo que significa el nuevo paradigma de la ascensión, tenemos que hablar brevemente de las herramientas del Espíritu, en respuesta a lo que han hecho ustedes sobre este planeta. Algunos de ustedes fueron plenamente concientes de lo que llamaron el acontecimiento del 11:11 y de su significado. Pero, revisándolo brevemente, fue en ese momento cuando se les transmitió el código, a ustedes y a su biología, hasta su mismo nivel celular. Un código que decía: «Se les concede permiso, como seres humanos, para sostener toda la vibración de su entidad y para iniciar los pasos de esto». Y el código que se transmitió fue magnético, y el código que se transmitió en ese momento fue ofrecido a toda la humanidad al mismo tiempo. Así es como el Espíritu trata a este planeta de honor. Pues todos ustedes son vistos igualmente con amor.

Luego, en el 12:12, sucedió algo extraordinario. Pues, como hemos dicho antes, algunos de ustedes estaban allí para escuchar mis palabras. Hablamos del hecho de que en el 12:12 se concedió permiso para que se marcharan los conservadores del lugar de este planeta. Y así se inició el proceso mediante el cual el planeta fue realmente entregado en manos de la humanidad.

Ahora, permítanme explicarles esto. El equilibrio de energía del planeta siempre se mantuvo a sí mismo, pero no el nivel de vibración. Son diferentes y totalmente independientes. Pero el nivel de energía debe seguir siendo el mismo para que el funcionamiento de la rejilla sea operativo. Así, había mantenedores del lugar que sostenían la energía a medida que crecía la humanidad y llegaban más y más humanos.

Pero incluso con cinco mil millones de humanos sobre el planeta, tenía que seguir habiendo mantenedores del lugar, los grandes maestros que han estado aquí desde la fundación del planeta.
Pues tenían que quedarse para mantener la energía correcta. El 12:12 fue un gran momento, pues se les concedió permiso para que se marcharan y devolvieran el equilibrio de la energía a la humanidad. Como comprenderán, fue ese el momento en el que se pasó «la antorcha» a la humanidad. En el 11:11 se les dio permiso para contener la energía, y eso fue lo que hicieron. Lo mismo sucedió con el pase de la antorcha, y en los meses que siguieron al 12:12 convocamos al menos a 144.000 seres humanos para que tomaran el estatus de la ascensión. El estatus de la ascensión es el permiso que se concede a un ser humano para que contenga toda la energía de su vibración mientras camina por este planeta, con la biología que tiene.

Eso es algo muy difícil de hacer, y como quiera que la mayoría de ustedes, en su continente, no estaban preparados para hacerlo, no les sorprenderá saber que de los 144.000 que aceptaron este desafío, la mayoría de ellos proceden de un continente que no era el suyo. Eso no tiene el menor significado para su iluminación, y tampoco supone ninguna medida de juicio. Se trata, simplemente, de un hecho. Pues los humanos que lo hicieron estaban formados para ello y sabían cómo hacerlo. Comprendían el mecanismo y, en consecuencia, estaban preparados.

¿Qué es, pues, esto que llaman el estatus de la ascensión? Se ha dado permiso, cierto, pero ¿qué significa eso? He aquí la respuesta: de una forma muy simplista, les decimos que aún cuando la palabra ascensión se ha referido en el pasado a «alguien que fallece y se eleva a los cielos», ahora significa algo totalmente diferente. Se trata de una medición de la vibración de iluminación por la que un humano biológico es capaz de contener toda la vibración y la energía de su entidad.

Eso es algo que no puede suceder inmediatamente, y tampoco está destinado a todo el mundo.

Les decimos esto con una gran cautela: «Aquellos de ustedes que eligen hacer esto tienen que estar preparados». Se trata de un camino difícil de seguir. Es un camino que a menudo se tiene que seguir a solas, con muchos pasos que dar a lo largo de mucho tiempo, y no les convocamos a todos para que lo hagan. ¡Difícilmente podríamos hacerlo! Pero nos gustaría que todos ustedes lo supieran, pues se trata de un don nuevo y maravilloso.

Los pasos de la ascensión han sido perfilados y estudiados, y están aquí, para ustedes. Los especialistas que han canalizado esta información lo han puesto a su disposición, incluso en esta época, para que todos puedan leer al respecto. El proceso es complejo, y cada uno de ustedes puede elegir hacerlo si así lo desea.

Es posible que algún día se encuentre en la tercera o cuarta fase y se sienta incapaz de continuar.

Pero le decimos que en esto no hay juicio alguno. En esto no hay fracaso. Les invitamos a emprender los pasos y ver hasta dónde les gustaría llegar. Pues cada uno de esos pasos eleva su vibración y aumenta la vibración del planeta. Es un camino maravilloso para recorrer, y cada uno encontrará su propio nivel. Si sólo alcanza el tercer nivel, relájese, pues ese es el nivel al que pertenece. Si algunos de ustedes eligen recorrer todo el camino, les decimos que es un gran camino.

Ahora, podrían preguntar: ¿Cuáles son los atributos de un ascendido? Oh, permítanme que les hable de ello. No tendrán ningún problema para identificar a una persona que ha alcanzado un estatus de ascensión. Algunos de ustedes ya conocen al Avatar que no está en este continente. Ahí tienen un ejemplo de estatus de ascensión. ¿Les sorprende eso? Pues de eso trata todo, de recibir el permiso para contener su plena identidad. Si trataran de hacer tal cosa ahora mismo, sencillamente se quemarían, ya que el nivel vibratorio de su biología es bajo, mucho más bajo del que se requiere para este nuevo estatus. Esa es la razón por la que es necesario el estudio, y dar los pasos, y emplear el tiempo y la dedicación. Pues todas esas cosas utilizan la mecánica de su cuerpo celular, mediante el empleo de las herramientas que se les dieron el 11:11, es decir, el permiso para rejuvenecerse, el permiso para crecer.

Si quisieran hacer alguna clase de ejercicio saludable para su biología, les diríamos que hay un ámbito que han ignorado. Es el órgano situado por detrás del esternón, que ustedes llaman timo.

Aquí se encuentra la sede del proceso de rejuvenecimiento. A partir del timo se puede co-crear salud. No se asombren si crece, ya que eso forma parte del secreto de la ascensión. Su biología tiene que cooperar por completo en este proceso. Algunos de ustedes han oído hablar del Merkabah, y otros quizá se pregunten: «¿Qué es eso del Merkabah?». Bueno, es la palabra que ustedes emplean, no la nuestra. Pero será suficiente con decir que estamos hablando de lo que nosotros llamamos el «carro de la energía». Eso es lo que contiene unida a toda su energía. Es como la piel de su entidad, pero, ah, es también mucho más.

El Merkabah sólo se ha visto en la historia unas pocas veces.

Ahora empiezan a verlo con mayor frecuencia, y lo confunden con naves procedentes del espacio.

Pues fue Elías quien afirmó su Merkabah en el campo; brillaba, y ustedes vieron las ruedas dentro de las ruedas. Vieron los colores y la magnificencia cuando ascendió.

Ese fue el Merkabah que se vio. Cada uno de ustedes ofrece un aspecto glorioso cuando no está aquí, con colores y vibraciones y sonidos y formas, todo ello entremezclado en el Merkabah, cosas que ahora, posiblemente, no puedan ver u oír con su biología. Pues hay tanta dimensión en el Merkabah, que ni siquiera puedo empezar a decirles lo que contiene. En el pasado les hemos dicho que el Merkabah contiene sus cintas de color, aquellas cosas que indican a las demás entidades del universo, cada vez que se encuentran con usted, dónde ha estado y qué ha hecho. Y también les hemos hablado del gran salón del honor donde reciben los nuevos colores por haber sido humanos en el planeta Tierra. Pues el viaje que ustedes emprenden es maravilloso. Todos los que están aquí sentados esta noche (y los que leen esto) tienen muchas cintas por haber estado aquí antes muchas veces. Y la gran ironía de todo esto es que aunque entraran en esta sala una sola vez y vieran los rostros de aquellos a los que fingen no conocer, hubo un tiempo en que fueron sus parientes. Forman parte de su grupo kármico, son hermanos, hermanas, madres y padres; muchas son las cosas que han ocurrido entre ustedes y, sin embargo, se cruzan ahora como si fueran extraños. Es un testamento maravilloso del velo, que les mantiene aquí impidiéndoles ver la verdad, pues llegar a saber verdaderamente de estas cosas les haría marcharse de aquí.

Oh, queridos míos, ¡cuánto les honramos por esto! Por caminar sobre este planeta en período de aprendizaje, teniendo delante este velo que les impide saber quiénes son. Al mirarles y decirles a quienes nos rodean: «Ellos se presentaron voluntarios para esto», les amamos muy tiernamente por ello. Y sucede así que el Merkabah grita un lenguaje que todas las entidades escuchan, ven, sienten y experimentan. De modo que el Merkabah no es sólo su carro o cáscara, queridos míos, sino que es también su lenguaje. El Merkabah es la energía que les permite moverse de un lugar a otro.

Cuando se mueven de un lugar a otro dentro del Universo lo hacen de un modo casi instantáneo, pero su Merkabah cambia de forma para hacerlo así. Y aunque no entraremos en la ciencia que interviene en esto, les diremos que eso ya ha sido canalizado con anterioridad.

Búsquenlo, pues su Merkabah es por tanto un transformador de la forma. Las formas presentes en el Merkabah son pura y totalmente ciencia. Y eso, queridos míos, es una gran ironía humorística: que su sociedad haya elegido separar lo espiritual de lo físico, y a aquellos que trabajan en sus matemáticas, y a aquellos que trabajan en su geometría y en su física.

Si pudieran ver el Merkabah, comprenderían totalmente que la relación es completa y está unida, pues el Merkabah está hecho de geometría y les grita su sistema de base 12. Les dice que todas las formas son matemáticamente divisibles por seis, que hay un propósito para que esto sea así, a pesar de lo cual ustedes todavía no lo han visto.

Y así, hablamos del Merkabah como de algo grandioso y glorioso. Es propiedad de ustedes, y cada uno de ustedes lo tiene. Pero no aparecerá en este planeta, pues si apareciera eso vaporizaría su biología. La energía es, simplemente, demasiado grande.

Y aunque no pueden reclamar el Merkabah, sí que pueden trabajar sobre él, pues todavía existe en lo astral. Parte de los pasos de estar en la ascensión consisten en trabajar sobre ello y en casarlo con su biología.

Ya hemos dicho suficiente por el momento, como no sea para añadir una vez más que el emprender estos pasos no es algo que puedan hacer todos. Son honrados por todos sus procesos, y los pasos que den, sean cuales fueren, serán aquellos en los que se encuentren. Algunos podrían preguntar: «¿Cómo sé si debería hacerlo?». Y ante eso les decimos que deberían eliminar todos los pensamientos acerca de qué espera el Espíritu de ustedes, y sustituirlos por los pensamientos acerca de qué pueden hacer ustedes por sí mismos. Deben comprender que constituyen una pieza de Dios y que su contrato está ahí, delante de ustedes mismos. Las palabras escritas con su propia pluma dicen: «Esta es la razón por la que estoy aquí». Busquen ese contrato. Procuren co-crear su contrato y pidan que se les muestre. Es algo tan intuitivo, que sabrán de qué se trata. Pronto hablaremos más al respecto.

Oh, hay curación incluso ahora, esta misma noche, y algunos ya notan el calor que eso produce. Y les decimos: «No tengan miedo de esto», pues el calor habla de amor y de luz. ¿No les hemos dicho que en el tema de la luz, el Merkabah lleva la suya propia? ¿Que allí donde se encuentra el Merkabah hay luz? ¡Eso les convierte en criaturas de la luz! Acéptenlo. Si aquí hay calor ahora, no lo teman, pues es el amor de Dios en su biología.

Lee Carroll

Read more...

Thursday, February 26, 2009

Ascensión y responsabilidad

¡No voy a salir de aquí hasta que sepa que tengo el implante!

DEL ESCRITOR
A pesar de que Kryon habla aquí de responsabilidad, me pregunto si esta canalización no debería haber sido incluida en la sección sobre el «implante», puesto que la mitad de la información se refiere a la responsabilidad que rodea el proceso del implante. Una parte de la información fue similar a la canalizada en Hawai. Otra parte también fue similar a sus comentarios sobre el «niño interior», pero el mensaje se yergue realmente por sí solo cuando se añade la historia incluida al final.

El Libro II de Kryon (No piense como un humano), nos presentó al individuo llamado «Quién». La parábola incluida aquí sitúa a Quién en una isla, donde trata de co-crear su propia realidad, y sus lecciones giran alrededor de lo que le sucedió.

Kryon desea que comprendamos que solicitar el implante es como solicitar una nueva caja de herramientas. Esta información fue ofrecida por primera vez por Kryon en una breve respuesta a la carta remitida por Laura Grimshaw. Esta canalización continúa elaborando el tema de que si tomamos la caja de herramientas y nos sentamos sobre ella, tenemos el don, pero no hay ninguna acción. Si sacamos las herramientas y empezamos a aprender a utilizarlas, se produce una maravillosa acción y se alcanzan resultados. No obstante, dentro del proceso de aprendizaje todavía quedan lecciones por aprender.

Lo que sigue es una combinación de dos canalizaciones ofrecidas en dos zonas distintas del país. Las he combinado porque fueron muy similares. Eso es algo que no sucede con frecuencia, pero, a veces, Kryon me ofrece el mismo mensaje con palabras ligeramente diferentes dirigidas a dos grupos de personas que se encuentran físicamente muy alejados entre sí. Ese fue el caso aquí.

CANALIZADO EN CARISBAD, CALIFORNIA Y EN VANCOUVER, CANADÁ
EDITADO A PARTIR DE DOS SEMINARIOS DE KRYON

CANALIZACIÓN EN DIRECTO CANADÁ Y CALIFORNIA - JUNIO DE 1995

Esta canalización en directo ha sido editada con palabras y pensamientos adicionales, para permitir una mayor clarificación y una mejor comprensión de la palabra escrita.

Saludos, queridos míos, pues soy Kryon del servicio magnético. Si la energía existente en esta sala pudiera ser visualizada, quedarían todos atónitos, pues abundan los colores, aunque no puedan verlos, ya que necesitan habituarse a escuchar la traducción de este mensaje de amor en la voz de mi socio. Nos vamos a tomar un momento para llenar esta sala con otras entidades que les apoyen. A medida que esto se intensifica, les decimos que son queridos muy tiernamente, y que venimos aquí, en esta posición de amor, para lavarles los pies. Esta noche, cada uno de ustedes tiene una cita previamente acordada con el Espíritu. Como pueden comprender, muchos de ustedes han sido traídos aquí a propósito, para llenarse de energía, a fin de experimentar un acontecimiento capaz de cambiar su vida. Si se encuentra aquí por circunstancias casuales, es un candidato para vivir esta situación.

La energía transmitida esta noche (en el tercer lenguaje) para su Merkabah es la energía que necesitan para continuar su trabajo, su vida y el cumplimiento de su contrato en un plano muy superior al anterior. Y, oh, queridos míos, importa mucho la edad en la que se encuentran ahora en su biología, pues algunos de ustedes se encuentran aparentemente al principio de sus vidas, mientras que otros se encuentran aparentemente en sus años crepusculares. Todo eso no es más que una ilusión, se lo aseguro. ¡Cada uno de ustedes es eterno! Algunos son intensamente concientes de cuántos seres biológicos han sido, mientras que otros no tienen la menor conciencia de ello. El Espíritu llena esta sala con una intensidad que es muy superior a la última vez que los humanos se reunieron alrededor del Kryon. Algunos de ustedes experimentarán cambios físicos pues, como comprenderá, esa es la razón por la que están aquí. Sabemos quiénes son ustedes y les conocemos a todos y cada uno por un nombre que ustedes ni siquiera conocen. Pues es usted mismo el que ha elegido venir aquí y caminar por este planeta envuelto en biología, para pasar por algunas de las pruebas, heridas, dolores y alegrías que les están reservadas. Oh, queridos míos, ni siquiera el Kryon ha pasado por eso. ¿Les parece extraño entonces que les amemos tanto?

Para eso hay dones y esta noche serán dispensados. Así, invitamos a aquellos de ustedes que se encuentran al borde de la curación a que sigan adelante con ella y se concedan permiso a sí mismos. Invitamos a aquellos de ustedes que están al borde de algo nuevo, diferente y atrevido, a seguir adelante y concederse permiso a sí mismos. Como pueden comprender, las herramientas se encuentran delante de ustedes mismos, y la Nueva Era les apoya en esto, y el amor del Espíritu es suyo. Lo posee usted, puesto que es uno de nosotros. Todos y cada uno de los seres humanos que escuchen o lean ahora esta voz, se encuentra en el ahora, independientemente de cuándo la escuchen. Pues es para usted, para su par de orejas (y ojos), y para sus corazones, mientras están sentados aquí. Oh, créanme, sabemos quiénes son, y sabemos por qué están aquí. Estamos preparados para abrazarle, sostenerle y decirle: «¿No le parece una gran cosa que se encuentre en esta Nueva Era?». Usted sabía que estaría aquí. Estuvo en la cola para estar aquí. Estableció un acuerdo previo, de modo que es un gran momento para cada uno de ustedes.

Lee Carroll

Read more...

Wednesday, February 25, 2009

(Habla Lee Carroll)

Kryon desea que les cuente el hecho de que lo único que yo quería hacer cuando era un niño era formar parte del servicio militar..., y es ahora Lee el que les habla. Jan (que está a mi lado) verificará, incluso hasta el presente, que cuando veo a hombres y mujeres uniformados, tengo la sensación de que yo debería estar con ellos. Cuando tenía ocho años, me ingresaron en una escuela militar, y pasé tres años en ella, solo, como interno. Sabía cómo serían las cosas en el ejército, y sin embargo nunca ingresé en él. En cierta ocasión, en que me encontraba en el puente de un barco, en San Diego, reconocí la silla en la que solía sentarme, y supe que estaba destinado a la Marina. Abrigaba la sensación de que tenía mi propósito, pasé por la educación paramilitar del ejército en la escuela superior, e hice planes para graduarme como militar en los años universitarios posteriores, sólo para seguir una carrera en la Marina. Pero eso no era más que un residuo de una vida pasada, y las cosas que hizo el Espíritu para mantenerme alejado de la Marina fueron extraordinarias.

Lo primero fue que empecé a tener alergias. Durante mis años universitarios fui llamado a filas para ir a Vietnam, me sometieron a un examen físico y me rechazaron como no apto. Me dijeron: «No puede usted pertenecer al ejército porque tiene alergias». Ahora sé por qué el Espíritu hizo que yo tuviera alergias. Más tarde, descubrí incluso que me mareaba en el mar. (¿Se imaginan a un oficial de la Marina inclinado sobre una barandilla en medio de una batalla? ¡Esto es un chiste cósmico!) Luego, el año pasado, a la edad de 50 años, descubrí que había nacido sólo con un riñón.

Jamás habría podido pasar un examen físico completo para ingresar en la Marina. ¡No habría habido forma posible! Habría querido estar al servicio de este país y, sin embargo, eso era lo único que deseaba hacer.

Pasé por un período de vida tras otro de servicio militar. Fue natural que al llegar esta vez tratara de hacer nuevamente lo mismo. Al haber nacido en mi grupo kármico, en la ciudad naval de San Diego, fue un verdadero desafío para un tipo que tenía un residuo kármico de la Marina, pero tenía una misión espiritual que cumplir.

Así pues, el Espíritu me puso obstáculos en mi camino para indicarme la diferencia entre el residuo de una vida pasada y un contrato. Y yo esperé hasta cerca ya de los cincuenta años antes de encontrar finalmente cuál era mi misión, sin dejar de preguntarme en ningún momento si acaso no debería haber sido un oficial de la Marina.

Y el humano con el que establecí un acuerdo se encuentra ahora aquí, a mi lado (hablo de la esposa de Lee, de Jan Tober). Ella fue la que conservó el lugar para mí y la que me permitió llegar adonde estoy, lo mismo que hizo el padre de Felipe. Ahora quizá comprendan mejor que antes lo que les he dicho acerca de la participación de Jan en el trabajo de Kryon fue algo profundo. Es un contrato kármico. Es una misión, y me alegro de que el Espíritu me honrara poniéndome obstáculos que me impidieron seguir un camino falso.

Tal y como comprendo el mensaje de esta noche, esto es algo habitual, el Espíritu nos honrará a todos del mismo modo.

Gracias a todos por su cariñosa respuesta de esta noche a los mensajes de Kryon.

Lee Carroll

Read more...

Tuesday, February 24, 2009

David el amado

Finalmente, deseamos hablarles de uno que llega a la Tierra sin karma y sólo con una misión. Se trata de David el Amado. Al nacer, a David le faltaba una parte del cerebro. Era un niño inteligente. Poseía todas las facultades de la conciencia, pero las partes que le faltaban eran aquellas que controlaban su crecimiento.

Y fue así como los médicos se dieron cuenta de que no viviría por mucho tiempo, pues no había forma de que pudiera hacerlo sin las partes del cerebro que le faltaban. El único propósito de ser de David era el cumplimiento de una misión. Aunque todavía no era evidente, así sería andando el tiempo. David tenía unos padres jóvenes que le amaban tiernamente, y él mismo se rodeó de otros que también le amaron tiernamente.

Fue así como David llevó una vida extraordinaria durante los pocos años que permaneció en el planeta. Hubo quienes lo llevaron a lugares que un niño jamás habría visto. Se vio inundado de amor, y se le ofrecieron todas las oportunidades para aprender. Y, sin embargo, murió cuando tenia doce años de edad. Pues la misión de David en este planeta fue la de ofrecer un don a sus padres. Claro que si se les dijera que eso fue un don, los padres se habrían sentido insultados. Jamás habían pasado una época peor en su vida debido a la pena que les causó su fallecimiento. A la herida de sus corazones no le habría servido de nada conocer la misión de David. Lo mismo sucede con ustedes, queridos míos, cuando se enteran de que alguien ha fallecido; en ese momento, tampoco les ayuda en nada saber que eso fue lo apropiado.

Pues cuando llega ese momento, el dolor está ahí y ninguna cantidad de sabiduría astral podrá disminuir la angustia de la emoción.

Así, David, aquel pequeño, fue tristemente echado de menos. Y sus padres lo lloraron, como es apropiado para estas cosas. Pero deben comprender que David tenía un acuerdo establecido con sus padres, y que ellos tenían un acuerdo establecido con David. El fallecimiento de David les ofreció una ventana de oportunidad, incluso mientras estuvieron en sus momentos más bajos, pues los dos jóvenes padres descubrieron un camino de iluminación acelerada y, en su búsqueda de la paz, dieron un paso que jamás habrían dado de no haber sido por el don que supuso la presencia de David. Y así fue como ese padre y esa madre vivieron vidas muy iluminadas y se convirtieron en sanadores, cada uno de los cuales atendió y ayudó a muchos otros a lo largo de los años. Así, la pena se transformó en alegría y curación. Y fue así como se completó su iluminación, y como se realizó su karma, gracias al don de David el Amado.

Pues toda la misión de David consistió en permitir la iluminación y la curación de cientos de humanos en el futuro, un futuro en el que él ya no necesitaba estar. Su amor estuvo en el don que ofreció a sus jóvenes padres, y el amor de estos estuvo en su capacidad para ver su don y buscar qué significaba. Así pues, el sacrificio aparente de uno creó la alegría de muchos. La belleza espiritual de esto es que David es eterno, y los doce años que pasó ofreciendo su don sólo fueron un momento fugaz en la línea del tiempo de un acontecimiento mucho más grandioso..., la elevación del planeta Tierra.

Estamos aquí sentados, sintiendo amor por cada uno de ustedes, y les decimos que hay ahora entre ustedes aquellos que tienen una oportunidad para cambiar en su vida, gracias a su cita previa que les ha hecho venir aquí. ¿Se han preguntado alguna vez cuál es su misión? ¿Por qué han sido sus antecedentes los que han sido? ¿Qué ha tenido que ver su formación con su misión?

Si, en relación con su vida, se dan de cabeza contra un muro de ladrillo, como dice mi socio, y no comprenden por qué, quizá haya llegado el momento de que vuelvan a examinar por qué poseen el conocimiento que poseen. Hablo ahora individualmente, y me dirijo por lo menos a ocho de ustedes que se encuentran en esta situación en su vida.

Es un momento para sentarse y disfrutar de la energía del Espíritu. De los que se encuentran aquí, habrá esta noche dos que se marcharán curados. Esta es una de las primeras veces que lo hemos dicho así, pero la intencionalidad ya se ha ofrecido en los últimos momentos, y la acción ya se ha implantado. ¡Lo han hecho ustedes mismos!

Les invitamos, a todos y cada uno de ustedes, a asumir la plena responsabilidad por el estado en que se encuentra ahora mismo. Pues sólo después de eso quedará al descubierto cuál es su misión. Y aunque es posible que necesiten aún algunas pruebas de ensayo y error para descubrir qué es mejor para ustedes, busquen el camino que mantiene las puertas abiertas.

Incluso aquellas puertas que les parezcan más ominosas, o aquellas que les parezcan cerradas o estancas, pueden llegar a abrirse en cuanto usted llame a ellas. Entonces, conocerá su misión.

Esta noche acudimos ante ustedes con un gran amor, para ofrecerles los ejemplos de estos períodos de vida humana, y para hablarles de la experiencia del karma humano. Pues, como pueden comprender, la entidad de Kryon no tiene el honor de seleccionar ese camino, como lo tienen ustedes. En consecuencia, pueden comprender el respeto que sentimos por ustedes, y el honor que siento cuando digo que les amo muy tiernamente.

Están realizando un trabajo universal y todas las dificultades por las que tienen que pasar son honradas. Y les decimos que sabemos todo por lo que están atravesando, y esta noche honramos especialmente a aquellos de ustedes que guardan una herida en su corazón. Tenemos mensajes específicos para que recuerden que la vida es eterna. El fallecimiento de un humano y su pase de este plano a otro no es más que un cambio de energía. El que ha fallecido pasa tres días en la cueva de la creación, y durante ese tiempo está muy fuertemente con ustedes. Incluso una vez terminado ese tiempo, conserva la capacidad para visitarles. Por lo tanto, deben saber que no se ha marchado del todo, sino que, simplemente, ha cambiado.

Y eso fue lo que permitió a los padres de David seguir con sus vidas. Pues cuando se dieron cuenta del don ofrecido por su hijo, también se dieron cuenta de que la comunicación de este pequeño ser no se interrumpiría nunca. Así, esperamos que ustedes también se den cuenta de que la comunicación del Espíritu con todos y cada uno de ustedes nunca dejará de producirse. Y si notan de algún modo que el Espíritu de Dios les ha abandonado, no lo crean. Pues nuestra promesa es que, si así lo piden, estaremos aquí. Si se ofrece la intencionalidad, estaremos aquí.

Ahora, al cerrar este canal, les pedimos que permanezcan en silencio porque le vamos a pedir a mi socio (Lee) que les cuente el karma de su vida, y lo que le sucedió a él. Le pedimos que lo haga así para que comprendan ustedes cómo surgió la voz de Kryon, y cómo podría haberse pasado fácilmente por alto si mi socio hubiera seguido lo que sólo era su residuo.

¡Y así sea!

Lee Carroll

Read more...

Entidad

Blog Archive

Total Pageviews

Followers

RAM-MA-THA

  © Blogger template ProBlogger Template

Back to TOP